sábado, 18 de septiembre de 2010

Técnicos de la caja del agua


En mi pueblo se dice de aquellas personas que presumen mucho de asuntos que no conocen, pero que gritan más que nadie, que son técnicos de la caja del agua.
La caja del agua es un estanque realizado en mampostería a la que le entra agua por un conducto superior y le sale agua por otro conducto, ligeramente inferior, lo que ayuda a la decantación de sólidos.
El mecanismo es muy sencillo, por lo que un técnico que se encargue de su mantenimiento, no debe ser una persona muy leída, aunque parezca que su función es muy importante y compleja.

En los últimos tiempos asistimos a una gran inflación de equipos de asesores. No hay organización, administración o club de fútbol que no cuente con equipos de asesores. Me recuerda a los últimos días del General Franco, que los partes médicos los firmaba "El equipo médico habitual", pero sin nombrar a nadie, no fuera que alguien les echara la culpa de las enfermedades que aquejaban al dictador.
Es muy importante tener en cuenta de que estamos en un período preelectoral. Los españoles han dejado claro en las encuestas de que no confían en la clase política, por lo que urge un lavado de cara, ya que en esta nación llamada España, no afrontamos reformas en profundidad, sino nos pasamos la vida tapando con la manta las llagas de la burra.
Teniendo en cuenta de que una gran parte de los rostros de los carteles sólo destacan por su arrogancia y nulo saber estar, se rodean de "asesores".
El mercado está lleno de este género, porque si algo abunda en este solar patrio son los expertos en trapicheos, vendedores de humo, tratantes, trotaconventos, celestinas, correveidiles, lavanderos de trapos sucios, ventajistas, truhanes y trileros (desde la picaresca del Siglo de Oro, ojo).
Estimo que la superpoblación de "asesores" a la estamos asistiendo obedece más al perfil de técnico de la caja del agua, que la de asesores de verdad, debido sobre todo a que hay mucha gente en el paro y como decia El Cordobés: "Más cornás da el hambre".

Un asesor de verdad no nace por casualidad. Son personas que han destacado en diferentes campos, como la docencia, la empresa, formación, cultura, medio ambiente, psicología, sociología, economía, derecho, las estructuras orgánicas de partidos y sindicatos (incluso sus aparatos políticos en sus niveles superiores), instituciones públicas (universidad, ayuntamientos, cabildos, gobierno autonómico y central), el marketing y las relaciones públicas.
Son personas que en su juventud ocuparon cargos electos, en los colegios, institutos o las facultades donde estudiaron, personas que conocen el mundo asociativo al dedillo y destacan en su mundo profesional, que han militado en multitud de asociaciones y grupos, que pertenecen o han pertenecido a estructuras políticas y sociales y son reconocidos por sus iguales, e incluso por sus rivales.
El problema, es que un asesor, cuando está maduro para trabajar, no ofrece sus servicios de balde. Gratis, que trabajen los romanos, que para eso tienen el pecho de lata.
En fin: la política nunca ha dado nada a los ciudadanos, que ellos mismos no hayan peleado hasta la última gota de sudor.
Votamos para mantener un sistema teoricamente democrático, pero lo que en realidad hacemos es elegir a un dictador por un mínimo de cuatro años.
Hemos olvidado la verdadera esencia de la democracia y hemos creado un partitocracia llena de oportunistas.

Disfrutamos de un régimen político que no imita las leyes de los vecinos; [...]. En cuanto al nombre, puesto que la administración se ejerce en favor de la mayoría, y no de unos pocos, a este régimen se lo ha llamado democracia; respecto a las leyes, todos gozan de iguales derechos en la defensa de sus intereses particulares; en lo relativo a los honores, cualquiera que se distinga en algún aspecto puede acceder a los cargos públicos, pues se lo elige más por sus méritos que por su categoría social; y tampoco al que es pobre, por su parte, su oscura posición le impide prestar sus servicios a la patria, si es que tiene la posibilidad de hacerlo.
Discurso fúnebre de Pericles (Citado por Tucídides, La guerra del Peloponeso, Libro II).









miércoles, 8 de septiembre de 2010

Soplan los alisios.


El anticiclón de Azores, genera vientos conocidos como alisios. Estos vientos, cargados de humedad debido a su largo recorrido sobre la superficie del mar, suelen afectar a las fachadas occidentales de los continentes en latitudes subtropicales.
Manifiestan una clara variación anual: la frecuencia de los alisios del NE es mínima en enero y máxima en junio, con velocidades comprendidas entre 10 y 20 Km/h. en invierno y entre 20 y 30 Km/h. en verano. Así mismo, pueden aparecer importantes variaciones locales en el régimen de los vientos, dependiendo del relieve o del efecto de las brisas.
El alisio presenta dos estratos diferenciados:
- Un estrato inferior de aire húmedo y relativamente fresco, debido al contacto de esta capa con el océano. Este flujo inferior del alisio tiene como dirección más frecuente la del NE.
- Un estrato superior de aire cálido y seco, propiciado por la presencia de una inversión térmica de subsidencia. Su dirección dominante es la del NW.

El estrato superior del mar de nubes no permite el ascenso del aire húmedo, y por tanto impide la formación de nubes de desarrollo vertical, favoreciendo el desarrollo horizontal de las mismas y dando lugar al mar de nubes. Se entiende por mar de nubes al manto de estratocúmulos que afecta parcialmente al Archipiélago Canario. Este manto se forma teniendo en cuenta los siguientes factores:
- Presencia de un anticiclón dinámico, el Anticiclón de Azores, que envía vientos alisios cargados de humedad tras su paso sobre la superficie del Océano Atlántico.
- Presencia de una corriente fría que baña las Islas. Esta corriente, llamada de Canarias, baña el Archipiélago y es responsable de que sus aguas tengan una temperatura inferior a la que deberían tener por su latitud.
Este tipo de corrientes también discurre paralelamente a la línea de costa de otros lugares del globo, incluso a otras latitudes, pero siempre en las fachadas occidentales de los continentes a latitudes subtropicales. La acción combinada de ambos factores permite que el estrato más próximo al suelo sea más fresco y húmedo que el superior. Es decir, la inversión térmica de subsidencia creada favorece la disposición horizontal de la nubosidad e impedirá fenómenos convectivos o ascensos de aire que den lugar a precipitaciones, situándose el límite superior de la capa de estratocúmulos justo por debajo de la inversión térmica.
- El relieve insular es un factor que adquiere un papel importante, sobre todo en aquellas de mayor altitud. El relieve actúa como un elevador, impulsando hacia arriba los flujos de aire que llegan hasta él. El flujo tratará de salvar el obstáculo rodeándolo o remontándolo, con lo que se produce el ascenso de aire, que conlleva un enfriamiento adiabático. Ello supone que se alcance el nivel de condensación, dando lugar a las nubes. Cuanto más húmedo sea el aire, más bajas serán las nubes formadas. Estos ascensos del aire debidos al contacto con la orografía suelen producir espectaculares contrastes de tiempo entre las vertientes de barlovento y sotavento, así como ausencia de mar de nubes en las islas con escaso relieve (Lanzarote y Fuerteventura).
Estos días del Socorro ha soplado el alisio con fuerza, con mucho oleaje en la mar y llegando incluso a aparecer la panza de burro sobre el Valle de Las Higueras. Algunas cabañuelas de los antiguos decían que esto era signo de buen año.
Ya veremos.