viernes, 27 de noviembre de 2009

Anocheza

Los pinos de Anocheza, espléndidos, entrados en años, robustos y que soportan a todo viento las inclemencias del tiempo en ese borde, ese escalón, que supone la ruptura entre el Valle de Las Higueras y Agache.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Hambre.



La Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria finalizó ayer tres días de reuniones tras lograr el compromiso de la comunidad internacional de realizar más inversiones en agricultura y erradicar el hambre en el plazo más breve posible.
El Director General de la FAO, Jacques Diouf, aseguró que la Cumbre ha significado "un paso importante para alcanzar nuestro objetivo común: un mundo libre del hambre". "Actuemos para lograr un mundo más próspero, justo, equitativo y pacífico. Pero sobre todo, actuemos rápido porque los pobres y los hambrientos no pueden esperar", dijo también.
Diouf, probablemente, ha demostrado ser uno de los dirigentes internacionales con mayor claridad de ideas, de cómo conseguir los cambios y de las causas por las que no se consiguen.

La Cumbre acordó igualmente "enfrentarse de forma proactiva a los desafíos que el cambio climático plantea a la seguridad alimentaria y a la necesidad de adaptación y de mitigación en la agricultura.... con particular atención a los pequeños productores agrícolas y las poblaciones vulnerables".

Además de representantes de organizaciones internacionales y regionales, sesenta Jefes de Estado y de Gobierno y 191 ministros de entre los 182 Estados Miembros de la FAO.

Quizá especialmente emblemáticas fueron las palabras del Santo Padre, Benedicto XVI, que afirmó “La tierra puede nutrir suficientemente a todos sus habitantes” porque “si bien en algunas regiones se mantienen bajos niveles de producción agrícola a causa también de cambios climáticos, dicha producción es globalmente suficiente para satisfacer tanto la demanda actual, como la que se puede prever en el futuro”. Exactamente los mismo decían muchos técnicos que trabajaron en África en los años setenta, cuando se decía que el problema era el exceso de seres humanos... y no veas lo que hemos crecido en cuarenta años.
También pidió no olvidar “los derechos fundamentales de la personas, entre los que destaca el derecho a una alimentación suficiente, sana y nutritiva, y el derecho al agua”.
Para lograr esos objetivos, “rescatar las reglas del comercio internacional de la lógica del provecho como un fin en sí mismo, orientándolas en favor de la iniciativa económica de los Países más necesitados de desarrollo, que, disponiendo de mayores entradas, podrán caminar hacia la autosuficiencia, que es el preludio de la seguridad alimentaria”.


lunes, 16 de noviembre de 2009

Mártires



La madrugada del 16 de noviembre de 1989, un grupo de asesinos con uniformes del ejercito salvadoreño (batallón Atlacatl) irrumpió en la Universidad Centroamericana (UCA) de San Salvador para asesinar a los jesuitas Ignacio Ellacuría, Segundo Montes e Ignacio Martín-Baró. No podían quedar testigos de la infamia y del crimen, y entonces también asesinaron a tres sacerdotes – Amando López, Juan Ramón Moreno y Joaquín López – la trabajadora de la Universidad, Julia Elba, y su hija de quince años, Celina Ramos.

Había sido una muerte anunciada y señalada por elementos de las Fuerzas Armadas ,que habían calificado la UCA como un “refugio de subversivos” y Ellacuría, empeñado en buscar una solución negociada a la guerra civil, se había convertido en uno de las piezas más buscadas por los cazadores de hombres con uniforme (como 9 años antes había sido anunciada y ejecutada la sentencia de Monseñor Romero).
Cinco de los jesuitas asesinados eran españoles, personas tan destacadas en sus labores académicas, que, cualquier Universidad o centro de formación los hubiera acogido en la plácida España o la católica Italia pero, aún conociendo el riesgo que corrían, no regresaron a su país de origen.
Hoy se cumplen 20 años de aquel día en que fueron vilmente asesinados

 
Estos hombres buenos, se convierten en un símbolo de la labor apostólica ejercida por los miembros de la Compañía de Jesús, con el mismo espíritu de su fundador, San Ignacio de Loyola, con el mismo espíritu de Cristo.

Observar el mundo, meditar
, luego redactar, comunicar de viva voz, denunciar la injusticia, buscar la paz, fue lo que provocó el odio, el encono y la saña de sus matadores. Al igual que tantos y tantos cientos de mártires de la Iglesia actual, la opción por los pobres, en el seguimiento de Jesucristo, les costo la vida.

Que no me digan que la Iglesia, militante y comprometida, de la que formamos parte, no defiende el Evangelio del carpintero de Nazareth.


domingo, 15 de noviembre de 2009

Descubrir el Mediterráneo (submarino)



Al parecer, lo que dedujimos hace algún tiempo (llevo unos 17 años aficionado a visitar lugares del mar que están a poca profundidad, aunque por mi gastritis crónica me es casi imposible bucear), ha sido confirmado por eminentes científicos que han redactado el informe 'Blue Carbon', acerca de la destacada importancia de los océanos como sumideros de CO2, que acaba de publicar el PNUMA, la FAO y la UNESCO. Casi nada, la caballería de la ONU trabajando conjuntamente.
Al parecer, los bosques de ribera marina, los herbazales y saladares, las marismas, deltas y estuarios, así como los espacios litorales mixtos absorben grandes cantidades de carbono.
Pero, además de los arrecifes de coral, las praderas submarinas juegan también un gran papel en el asunto de solucionar el desastre climático que nos hemos empeñado en seguir perpetrando, hasta que eliminemos todo rastro de vida en la tierra.
¿Les suena Cymodocea nodosa?. Son las fanerógamas que forman los sebadales... esas que queremos eliminar de la lista de especies amenazadas de Canarias para poder construir un Puerto Industrial.
¿Les suena Zostera marina o Posidonia oceanica? Son las hierbas que forman los pastos marinos sumergidos en las costas mediterráneas y atlánticas penínsulares y que cada vez son menos gracias a la contaminación y a la manía de querer dar a la gente estupendas playas de arena rubia, aunque sea a costa de entullar excelentes ecosistemas marinos bajo toneladas de material de relleno, que se llevará el primer temporal, curiosamente potenciado por las consecuencias del cambio climático.
Playas que serán generosamente regeneradas con dinero de los contribuyentes (todos nosotros), invertido por esa Santa Dirección General de Costas que derriba pueblitos de pescadores y protege chalets de millonarios y hoteles (será por el bien común, la solidaridad y el talante esgrimido por estos socio-patas del PSOE, y sus coleguillas).
No sé a ustedes, pero a mí me da la impresión de que llevo mucho tiempo haciendo el primo, ¡ que digo el primo!, ¡el canelo! (Don Mendo dixit).



viernes, 13 de noviembre de 2009

Stagecoach















Hay películas que deberíamos ver por lo menos una vez al año, como Con faldas y a loco, Cautivos del mal, o La Diligencia.

Coincidiendo con el 70 aniversario de su estreno y por casualidad (la vi tras visionar La Noche americana de Truffaut), he vuelto a disfrutar de esta obra de arte fordiana, con personajes atormentados, pero de una sola pieza, con grandes dilemas, con dudas y crisis de identidad, equivocados algunos, otros representantes de un mundo que había sucumbido, pero todos huyendo de sus propias vidas, hacia delante, para cumplir con sus diferentes destinos, que, por unos momentos confluyen en el cubículo de una polvorienta diligencia.

Claustrofóbica a veces, no tanto como Náufragos, la Semilla del Diablo o El Ángel Exterminador, es una película que siempre transmite un mensaje optimista sobre las posibilidades de redención de las personas y que sienta las bases de un género que, hasta ella, se había perdido entre algunas obras maestras del cine mudo, pero que acumulaba demasiados títulos de consumo y de serie "B ", como los rodados por Lone Star o American Pictures.
Tras esta película se rodarían Fort Apache, La Legión Invencible, y más títulos indispensables.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Energias renovables: viento en popa a toda vela


La crisis económica que venimos sufriendo desde hace un año, y el descenso continuado de las reserva de petróleo, algo que no solo anuncian los ecologistas o los científicos, sino hasta los economistas: el hecho de que va a existir un "Peak Oil", tras el cual la producción de petróleo descenderá notablemente, ha hecho resurgir de sus cenizas las energías alternativas, que no se habían ido del todo, pero, hay que reconocer que pasaron por malos momentos en los noventa y durante el mandato del presidente Bush (y Aznar en España).
En estos días los aerogeneradores de España han funcionado a tope, alcanzado nuevos records de generación eléctrica, que incluso ha sido aprovechado en algunas presas reversibles, es decir, presas que bombean agua hacia arriba cuando tienen excedentes de electricidad y después la dejan caer, como el sistema hidroeólico que se está empezando a construir en El Hierro.
Posiblemente sea esta una de las salidas a la crisis actual, ya que este tipo de obras demanda mano de obra y un mantenimiento que se puede afrontar, puesto que una vez amortizada la inversión inicial, el coste de los insumos se reduce.

Es momento de nuevas ideas.


martes, 3 de noviembre de 2009

Grandes esperanzas


Areneras de Güímar. Foto de Mataparda

Leo en El Cañizo, que el Ayuntamiento de Güímar ha multado a varios vecinos por tirar basuras en los barrancos del municipio. No puedo más que apoyar tal medida, puesto que todos sabemos los daños que le causan al medio los vertidos incontrolados. Suelo ir con bastante frecuencia a esta zona tan maltratada del municipio, a caminar o a pasear a veces y también suelo llevar a grupos de personas para que vean in situ estos lugares tan degradados.
Güímar no se merece que buena pare de su territorio municipal dentro del Valle, cerca de un elemento con tanto significado natural como la Ladera de Güímar, y de elementos culturales de primer orden, como el Barranco de Tegüigo, Barranco de El Agua o el Barrio de San Juan, siga convertido en un escenario digno de un campo para pruebas de misiles nucleares.
La solución a tan grave problema no es sencilla. Quizá sea el momento de poner en práctica ideas novedosas, incluso revolucionarias, pero que ofrezcan un futuro diferente a los afectados por este tremendo impacto ambiental.